LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Mando creció en El Paso, fue uno de cuatro hermanos, hijos de Juan y Zenona, pero el más sarcástico. Todos sus hijos y nietos estarían de acuerdo. Fue su honestidad y seriedad lo que le atrajo a Lupe. Desde 1963 en adelante, crearon una amistad y un amor duradero que se mantuvo fuerte a través de la guerra, la separación y los hijos. Las cartas regulares de Mando mantenían a Lupe fuerte, y la voluntad de ver a su recién nacido lo mantenía activo. Cultivaron amistades duraderas y un ambiente saludable para criar a sus tres hijas que se convirtieron en madres fuertes y amorosas. Se contaron los chistes, las lecciones aprendidas y las mejores cualidades de Mando fueron adoptadas no solo por Sylvia, Gracie y Sonia, sino también por sus nueve nietos y dos bisnietos.

La familia Olivas continúa creciendo, compartiendo su amor, humor e integridad.

Las amistades que hizo fueron de larga duración. Su personalidad indudablemente influenció a aquellos con quienes ha interactuado y brilla con positivismo y buena naturaleza. Te sería muy difícil encontrar a alguien que no lo amara o respetara. Mando fue un orgulloso veterano de Vietnam y una figura paternal responsable para mucha gente. Fue un entrenador, un mentor, un individuo atento y un modelo para aquellos que lo conocieron y que continuará siendo una fuerte presencia en todos nosotros. Su entierro se llevará a cabo en el cementerio nacional de Ft. Bliss, el 2 de abril de 2018 a las 11:00 a.m.

Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/vida/2018/04/02/armando-olivas-mean-old-grandpa/33477705/