Skip to main content

10 claves emocionales para adelgazar


MONTERREY.- ¿Qué es primero, amarte o adelgazar? La pregunta no es ociosa. Conocer la respuesta es necesario para saber por qué muchas personas fracasan al querer perder peso.

La coach nutricional Elsa Sada señala que sin duda la respuesta es quererse: así la persona se alimentará correctamente, hará la actividad física que necesita y en suma, buscará lo mejor para sí misma.

"Creemos que 'cuando adelgace seré feliz', 'cuando tenga el cuerpo perfecto tendré pareja' o 'cuando enflaque dejaré de tener problemas con mi marido'.

"Pensamos que el dilema está afuera cuando en realidad está dentro de nosotros", dice la especialista, quien posee una maestría en nutrición y dietética por la Universidad de León en España.

A los pesimistas, que suelen criticarse, enjuiciarse y autoexigirse de más, se les dificulta perder peso porque no poseen una motivación interna que los empuje realmente a mejorar.

"Para ellos comer sano es un sacrificio, hablan de lo aburrido que es comer verduras o siempre se están justificando de que no tienen tiempo para ejercitarse. Todo lo ven como un suplicio", remarca.

En cambio, las personas optimistas se enfocan en lo positivo, ya sea previniendo con antelación o viendo siempre la mejor versión a cualquier situación, agrega la experta.

"Si van a una carne asada y no va a haber verduras, se las llevan, o si sólo tienen 15 minutos para hacer ejercicio cuando normalmente hacen una hora, pues hacen los 15. Su forma de pensar es 'mejor 15 que nada'", explica.

Para ser más como estos últimos, Sada propone 10 claves emocionales para reparar la autoestima y trabajar en la satisfacción personal y así dejar de utilizar el alimento para saciar carencias afectivas.

"Si no logramos ser felices con lo que tenemos muy probablemente tampoco seremos felices cuando adelgacemos o logremos nuestras metas", expresa.

1 ERES IMPORTANTE: Necesitas saber que eres valioso para darte prioridad. A muchos les da miedo o no se sienten dignos de ser saludables. Aprecia que eres valioso y que eres lo suficientemente importante para merecer adelgazar y gozar tu vida con salud y bienestar.

2 SÉ AMABLE CONTIGO: Es vital estar en la disposición de recibir y dar amor. Estamos rodeados de ambientes muy críticos, por lo que nos autoexigimos de más y esto nos genera angustia, miedo y estrés.

Ámate y acéptate sabiendo que puedes mejorar para así lograr los cambios positivos que siempre has deseado. Eres humano y no eres perfecto.

3 DA PASOS SENCILLOS, PERO FIRMES: Las pequeñas acciones llevan a grandes logros. Si no te gusta el agua, toma 250 mililitros, luego aumenta a 500 y así sucesivamente.

Haz lo mismo con el ejercicio físico: puedes comenzar por brincar la cuerda por un minuto diario e ir aumentando minuto a minuto el tiempo.

4 CELEBRA TU PROGRESO: Festeja la decisión de comenzar a vivir mejor y reconoce tus avances por más pequeños que sean. Muchas personas se rinden si sólo pierden media libra en una semana, pero si celebras este avance, en un año perderás casi 23 y lucirás de dos a tres tallas menos.

Hay que obsequiarse recompensas a favor de uno mismo, como un masaje, una clase de baile o visitar un parque, pero hay que tener cuidado con apapacharse en contra comiendo postre o no haciendo ejercicio.

5 DESHAZTE DE APEGOS: Es injusto pedirle al cuerpo que adelgace cuatro libras por semana aunque comas saludable y hagas ejercicio. Si te apegas a perder cierto peso y no lo logras puedes sentir frustración y tristeza.

El cuerpo es sabio, deja que realice su trabajo mientras tú haces el tuyo. Hazte responsable de lo que tienes que hacer y deja que las cosas sucedan.

6 SÉ CONSTANTE: La práctica hace al maestro. Hay que insistir hasta que alcances tu meta y persistir ante cualquier fracaso y nunca rendirse.

La pancita se forma por la constancia de comer tres piezas diarias de pan dulce y dos copas de vino y el éxito para reducirla también reside en la constancia.

7 PIDE AYUDA: Es importante construir una red de apoyo con personas que te acompañen y te favorezcan en tu propósito, ya sea tu pareja, familia, amigo o un profesional.

Pueden motivarte a que hagas ejercicio cuando no tengas ganas o llevarte a cenar a un lugar con un menú saludable. Hay que a evitar personas celosas de tus logros.

8 DIVIÉRTETE: La mayoría sufre el proceso de bajar de peso y se aferra a que cuando adelgace será feliz, pero si no es feliz con sobrepeso tampoco lo será delgado.

Hay que gozar el proceso: el secreto está en disfrutar el camino y no el destino. El éxito se vive, no se alcanza, y la felicidad no es una meta, es un diario vivir.

9 HAZLO CON PASIÓN: Es hacer las cosas por el placer de hacerlas, por el deseo de conseguirlas y por un anhelo de autosuperación y autorrealización.

Es tener la valentía de empezar el proceso de bajar de peso por ti mismo, no para que otros te acepten o te quieran y sin tener garantía de que vas a lograr el resultado que deseas.

10 PIENSA EN POSITIVO: Si desde el inicio piensas lo difícil que será seguir una dieta e ir al gimnasio, más lo complicado que será hacerlo por varios meses, no va a suceder.

En cambio, si ves lo divertido y ameno de todo esto, más el beneficio que tendrás y sentirás, será mucho más fácil que avances y alcances tus metas.