Skip to main content

Cerebro en peligro


MONTERREY.- Cerebro es sinónimo de inteligencia, talento o capacidad de juicio.

También se le llama cerebro de la operación al que dirige un plan de acción.

El cerebro controla los pensamientos, la memoria, el habla y los movimientos, y regula la función de muchos órganos. Cuando el cerebro está sano, funciona de forma rápida y automática. Sin embargo, cuando ocurren problemas, los resultados pueden ser devastadores.

Uno de los escenarios más sombríos del cerebro es la enfermedad cerebrovascular.

"Se le llama accidente cerebrovascular al conjunto de enfermedades del cerebro que están relacionadas con los vasos sanguíneos", explica Juan Manuel Escamilla Garza, neurólogo del Hospital Zambrano Hellion.

En la vida adulta, comparte el especialista, una de cada seis personas va a presentar un EVC, enfermedad que se presenta por igual en hombres y mujeres.

"Una persona que sufre un EVC tiene de 20 a 25 por ciento de probabilidades de morir; el 50 por ciento va a quedar con secuelas neurológicas permanentes y sólo el 25 por ciento queda íntegro o normal, entonces, es una enfermedad que causa mucha discapacidad y muchas muertes", enfatiza.

Entre más pronto sea tratado o atendido un paciente son mayores probabilidades de recuperación, principalmente en los pacientes que sufren un infarto cerebral o falta de irrigación sanguínea, por las expectativas que existen de tratamiento actualmente.

Los dos tipos

1 Infarto cerebral

El más común, en el 85 por ciento de los casos, es el evento cerebrovascular isquémico o infartos cerebrales o trombosis cerebrales, en donde un vaso sanguíneo se ocluye y deja de dar irrigación sanguínea a un área del cerebro.

2 Derrame cerebral

El otro porcentaje, de un 15 a 20 por ciento, corresponde a las hemorragias cerebrales o derrames cerebrales, en donde un vaso sanguíneo, por alguna causa, se rompe y produce un sangrado dentro del cerebro.

"En el mundo, la enfermedad cerebrovascular es la segunda causa de muerte por enfermedad, mientras que en México es la tercera causa de muerte por enfermedad, y también es la primera causa de discapacidad en el adulto en el mundo, porque al ser una enfermedad neurológica, deja muchas secuelas neurológicas", señala Escamilla Garza.