LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

MÉXICO.- ¿Cuántos levantamientos de pesas se necesitan para que los bíceps empiecen a marcarse?

Dado que el aumento de la masa muscular no sucede de un día para otro, algunas personas caen en la tentación de "ayudarse" con el uso de testosterona.

Sin embargo, usar esta hormona sin prescripción médica, tiene graves riesgos para la salud que van desde disfunción eréctil e infertilidad hasta complicaciones cardiacas.

Los médicos suelen prescribirla cuando un paciente requiere terapia de reemplazo hormonal.

De forma automedicada se suele usar para incrementar la masa muscular, tener más energía o para aumentar el rendimiento deportivo.

Ricardo Alonso Castillejos Molina, urólogo adscrito al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, señala que una de las preguntas que se le hacen a los pacientes con disfunción eréctil es si consumen testosterona o anabólicos.

"Lo niegan, dicen que sus instructores en el gimnasio les recomendaron tomar proteína", relata.

La testosterona producida en los testículos cumple un papel fundamental en la función sexual masculina, pero cuando un hombre se aplica esta hormona, altera la producción normal.

Eso puede provocar disfunción eréctil y afectar la producción de espermatozoides.

"A dosis altas, la testosterona elimina completamente la espermatogénesis (proceso de producción de espermatozoides) y provoca azoospermia, es decir, ausencia de espermatozoides y con ello infertilidad.

"También hay una disminución en el volumen testicular", detalla.

Advierte que el consumo de testosterona, sobre todo en mayores de 50 años, puede favorecer el agrandamiento de la próstata y aumentar el riesgo de padecer cáncer.

Cuando se trata de adolescentes, esta hormona puede afectar el crecimiento normal.

"Pueden crecer muy rápidamente o no desarrollarse fisiológicamente de forma normal. La testosterona provoca un cierre más rápido de la epífisis (del hueso) y esto puede traducirse en huesos que son anchos en vez de largos", aclara Castillejos.

Los riesgos del consumo de testosterona también abarcan el sistema cardiovascular, advierte Agustín Villarreal González, jefe de hospitalización del Instituto Nacional de Cardiología.

"Podría provocar una coagulación más acelerada y eso expone al paciente a un fenómeno de trombosis intravascular. Se forma un coágulo o trombo y si ese trombo viaja por el torrente puede provocar una embolia en cualquier lugar del organismo.

"Estamos hablando de que podría haber un accidente cerebrovascular o un ataque cardiaco", subraya.

Como la testosterona influye en la síntesis de proteínas, el corazón de una persona que consume esta hormona puede aumentar su tamaño.

Alguien que usa testosterona desarrolla tolerancia, explica.

El problema del aumento en la dosis y el consumo prolongado es que las consecuencias pueden ser irreversibles.

El riesgo

La testosterona consumida sin vigilancia médica puede generar:

-Disfunción eréctil.

-Males cardiacos.

-Alteración en la piel, generar acné, aumentar el vello y causar dermatitis seborréica.

-Provocar irritabilidad y cambios en el estado de ánimo.

-En una mujer puede generar trastornos menstruales o de ovulación y síndrome de ovario poliquístico.

Considera

El cuerpo regula la testosterona que produce para:

-Mantener los huesos y músculos fuertes

-Producir espermatozoides

-Mantener el deseo sexual

-Producir glóbulos blancos

-Sentirse bien y tener energía en general

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/vida/2016/03/30/cuidado-en-el-gym/82433814/