LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

MONTERREY.- De lo pocos alimentos a los que no se le puede poner un "pero" es a la avena.

Es considerada uno de los cereales más ricos en nutrientes, ya que contiene más grasa que el trigo, más fósforo y hierro que la carne y, además, es rica en vitaminas del complejo B.

La avena es abundante en carbohidratos; éstos son asimilados rápidamente, y absorbidos con lentitud, por lo que es una excelente fuente de energía para los deportistas que la requieren disponible por largos periodos, gracias también a que es rica en almidón.

Aumenta la sensibilidad a la insulina, lo que resulta beneficioso, ya que el cuerpo no necesita secretar más de la necesaria de esta hormona natural, para mantener sus niveles de glucosa estables; eso ayuda a los atletas que en ocasiones sufren de hipoglucemias.

Al contener fructuosa también se recomienda para los pacientes diabéticos.

Entre sus cualidades se suma la excelente fuente de fibras solubles, que permiten proporcionar mayor saciedad al momento de consumirla, por lo que controla el apetito más tiempo, además de que ayuda a disminuir los niveles de colesterol sanguíneos al prevenir enfermedades cardiacas.

Por su contenido de fibra insoluble facilita la digestión y ayuda en el tratamiento de colitis y gastritis.

Las proteínas en la avena son muy abundantes y esto la convierte en una fuente excelente de aminoácidos esenciales, necesarios para un buen rendimiento de los músculos; posterior al ejercicio también beneficia para una rápida recuperación de éstos.

Si además la avena se combina con leguminosas, se pueden obtener proteínas completas muy parecidas a las que provienen de los alimentos de origen animal, por lo que es muy beneficiosa para los vegetarianos.

Contiene betaglucanos, químicos que tienen un efecto positivo en el sistema inmune.

Entre sus beneficios está también su acción en el sistema nervioso, ya que es un alimento rico en glucosa, ácidos grasos, fósforo y vitamina B1 y como resultado ayuda a mantenerse más concentrados, dormir mejor y, por lo tanto, tener una recuperación física más rápida.

Durante el embarazo también es muy recomendable consumir avena, porque ayuda a mantener los niveles de glucosa estables; prevenir las náuseas matutinas, y es rico en ácido fólico, tan necesario para un buen desarrollo del bebé.

También previene el estreñimiento y ayuda a la eliminación de toxinas.

Versátil

Algunas maneras de consumirla

+ La avena se puede preparar como atole con alguna lechada (así se le llama a la leche que se elabora a partir de algunos cereales o semillas como almendras, arroz o soya).

+ También se puede hacer atole de avena al mezclar este cereal con jugo de manzana o pera o durazno. + La avena se puede consumir como granola: las hojuelas se ponen a dorar en la sartén con una cucharadita de miel con coco y arándanos, y la mezcla se le agrega a las frutas con yogur.

+ Para preparar smoothies, licuar la avena cruda con alguna lechada y frutas frescas.

+ Para agua de avena: remojar 2 cucharadas soperas en 1 litro de agua y dejar reposar; colar y tomar como agua de uso. Resulta benéfica para quienes padecen estreñimiento crónico.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/vida/2016/03/09/qu-pero-le-pones/81526322/