LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

MÉXICO.- Cuando alguien dice que tiene "reuma" solemos interpretar que le duelen los huesos o las articulaciones, pero la "reuma" no es una enfermedad concreta. 
Carlos Pineda, director de Investigación del Instituto Nacional de Rehabilitación, explica que las personas llaman "reuma" al dolor e inflamación que provocan los más de 200 padecimientos reumáticos que existen. 
"Reuma es la palabra que las personas usan cuando quieren decir que tienen artritis, que es la afección de las articulaciones. 
"En medicina, el término reumatismo se refiere a las afecciones casi siempre de tipo inflamatorio, de estructuras vecinas a la articulación como bursas, tendones, ligamentos, músculos, etcétera", explica el reumatólogo. 
Las molestias que solemos identificar como "reuma" pueden producirse por desgaste en el cartílago que separa a los huesos de una articulación, por hinchazón de la articulación o por acumulación de ácido úrico, por ejemplo. 
En cuanto a la creencia de que el frío aumenta el dolor, Pineda señala que es real. 
"Cuando hace frío, los músculos y tendones se contraen entonces, si  el paciente ya tiene una condición inflamatoria de base, esta contracción provoca cierta molestia, en particular cuando se trata de ejercitar la articulación", apunta. 
Por otro lado, planchar y después mojarse las manos, experimentar constantes sustos o enojos o haber padecido repetidas enfermedades respiratorias en la infancia no provocan enfermedades reumáticas, como se cree erróneamente. 
Y tampoco es verdad que sólo los abuelos sufren de dolor en las articulaciones. De hecho, la mayor parte de las enfermedades reumáticas se presentan en la etapa productiva y reproductiva del individuo, entre los 30 y 50 años. 
De acuerdo con la publicación "Principales enfermedades reumáticas en México" elaborada por el Colegio Mexicano de Reumatología en colaboración con Bayer de México; las enfermedades reumáticas más comunes en nuestro País son la osteoartritis, la artritis reumatoide, la fibromialgia y la gota. 
Gabriela Huerta, jefa de Reumatología del Hospital General de México, advierte que las enfermedades reumáticas pueden ser discapacitantes y muchas de ellas incluso provocan deformidad o daños irreversibles a las articulaciones si no se atienden adecuadamente. 
"La mayoría de las enfermedades reumatológicas son controlables, no se curan, pero con un tratamiento adecuado la persona puede seguir con su vida completamente normal.
"El problema es que muchos médicos generales prescriben antiinflamatorios, lo que comúnmente se conoce como cortisona, para tratar todas las enfermedades reumatológicas y la realidad es que hay medicamentos específicos claramente indicados para cada enfermedad", explica. 
Decidir acudir con un ortopedista o un reumatólogo cuando tenemos dolor en alguna articulación puede ser confuso, sin embargo, Huerta aclara que mientras el ortopedista atiende el dolor mecánico (que se produjo o aumenta por realizar cierta actividad física), el reumatólogo atiende el dolor inflamatorio (que se acompaña de hinchazón y está presente en reposo). 
Otra diferencia entre ambos especialistas, es que mientras los ortopedistas realizan cirugías, los reumatólogos prescriben fármacos, por lo que, en ocasiones, trabajan en equipo cuando el paciente requiere ambos abordajes. 
Pineda transmite un consejo claro: "Si hay dolor en una o varias articulaciones, y sobre todo si el dolor se acompaña de inflamación, durante más de 3 semanas; hay que ir al reumatólogo de inmediato".

Cartílago roto
El cartílago es el tejido que cubre los extremos de los huesos en una articulación y sirve para que éstos se deslicen suavemente y para amortiguar los golpes que se producen con el movimiento; la osteoartritis provoca desgaste y ruptura del cartílago. 
"Hay una degeneración del cartílago, que es un tejido especializado que no se regenera. No es un desgaste normal, sino acelerado y se debe principalmente a factores genéticos y biomecánicos, es decir, al uso y abuso de las articulaciones, por ejemplo, por ciertos trabajos o por la práctica de deportes de alto rendimiento", explica Pineda. 
El 44 por ciento de los pacientes del servicio de Reumatología del Hospital General de México tiene osteoartritis y por cada paciente femenina hay tres pacientes varones. 
El síntoma principal es el dolor en las articulaciones que soportan el peso del cuerpo como las rodillas, caderas y columna vertebral, aunque también afecta algunas articulaciones pequeñas como las de los dedos, donde se forman nódulos o protuberancias óseas. 
"El desgaste no se detiene, es un proceso continuo, entonces el tratamiento está enfocado a quitar el dolor y mejorar la función de los pacientes.
"Si no se trata puede haber un deterioro tan importante de la articulación que provoque cierto grado de discapacidad, por ejemplo, si tiene un desgaste muy serio en la rodilla, es un paciente que no va a poder subir y bajar escaleras, hincarse, caminar, correr, etcétera; al grado de requerir una prótesis", advierte Huerta.

Inflamación 
"Me tengo que calentar poco a poco para empezar a moverme", es como describen los pacientes con artritis reumatoide la rigidez que experimentan en las articulaciones después de un tiempo en reposo y que puede durar hasta una hora. 
"Es una enfermedad en la que el sistema inmunológico deja de reconocer las articulaciones como propias y las empieza a atacar, eso es lo que provoca la inflamación pero no se sabe por qué sucede", señala Pineda. 
Esta enfermedad afecta a tres mujeres por cada varón y se manifiesta principalmente en las articulaciones de mayor movimiento localizadas en las extremidades como los hombros, codos, muñecas, rodillas y tobillos; y desafortunadamente, todas duelen al mismo tiempo. 
"La inflamación es tal que la articulación se pone gorda, caliente y duele mucho; además estos pacientes presentan rigidez muy prolongada y deterioro de la funcionalidad, de hecho si la enfermedad progresa y no se trata puede provocar deformidades importantes, destrucción de la articulación y limitación del movimiento al grado de dejar al paciente postrado en cama", destaca Huerta.

Dolor y rigidez
El dolor provocado por la fibromialgia es difícil de definir por el paciente, dice Pineda, porque es difuso y no se localiza en alguna articulación específica sino en grandes segmentos corporales. 
"Es un dolor que puede durar todo el día, aunque puede haber periodos en los que la intensidad disminuye, se asocia con cierta rigidez matutina, fatiga intensa, sueño no reparador y además, las pacientes suelen quejarse de dolor de cabeza, colitis, malestares urinarios y palpitaciones", detalla. 
El 90 por ciento de los pacientes con fibromialgia son mujeres y usualmente la enfermedad se presenta entre los 35 y los 45 años de edad. 
Las pacientes con fibromialgia suelen tener puntos hipersensibles en ciertos lugares específicos del cuerpo como la parte de atrás del cuello, la espalda, la parte superior de los glúteos, los codos, las caderas y las rodillas.

Dedo adolorido
Cuando un paciente cuenta que despertó de madrugada con un dolor insoportable en el dedo gordo del pie al grado de no soportar el roce de la sábana, los médicos suelen sospechar que padece gota. 
"Se manifiesta con un dolor muy intenso en una sola articulación al principio, en particular, la articulación metatarsofalángica del dedo gordo del pie. 
"Es muy característico que la persona se acuesta bien y se despierta a media noche con un dolor muy intenso, con una gran inflamación, enrojecimiento de la articulación, con una gran limitación en el movimiento, no puede caminar, es un dolor muy intenso", describe Pineda. 
Este ataque agudo puede durar entre 8 y 10 días y después los síntomas desaparecen pero el paciente sufre un segundo ataque tras 6 meses, en promedio, y cada vez el periodo entre cada crisis se va a cortando y va afectando otras articulaciones. 
"Se produce por el depósito de cristales de urato monosódico o ácido úrico dentro de la articulación, que se acumulan debido a una alteración metabólica que impide que el cuerpo elimine el ácido úrico. 
"Pero también es provocada por el consumo exagerado de carne roja y de alcohol, sobre todo de cerveza", destaca el reumatólogo. 
La gota afecta a ocho hombres por cada mujer y se presenta sobre todo entre los 40 y 50 años; muchas veces acompañada de otras enfermedades como hipertensión arterial, diabetes o litiasis renal.

Uniones
Una articulación es donde se unen dos o más huesos, como la rodilla, la cadera, el codo o el hombro. Puede dañarse por muchas causas, entre ellas:
-Artritis: Inflamación de las articulaciones. Causa dolor, rigidez e inflamación. Con el tiempo, la articulación inflamada puede dañarse en forma seria.
- Bursitis: Inflamación de una pequeña bolsa llena de líquido que protege a la articulación
- Dislocaciones: Lesiones que sacan de lugar a los huesos
- Otros males: articulaciones hipermóviles, dolor articular, hinchazón articular, rango de movimiento limitado, etcétera.


Rodilla
Las articulaciones son estructuras complejas formadas por hueso, músculos, membrana sinovial, cartílago y ligamentos.  
- Músculo vasto externo 
- Músculo vasto interno 
- Tendón rotuliano
- Cápsula sinovial
- Rótula
- Ligamento cruciforme anterior
- Peroné
- Ligamento colateral tibial 
- Tibia

Amortiguadores
Una bursa es una bolsa pequeña que protege y amortigua los huesos y otras partes del cuerpo como los músculos, los tendones o la piel. 
- La bursitis, inflamación de la bursa,  se produce cuando se usa demasiado una articulación o por una lesión. 
- Suele presentarse en las rodillas o codos. 
- Arrodillarse o apoyar los codos en una superficie dura por mucho tiempo puede desencadenarla.
- Usar una articulación para hacer el mismo movimiento una y otra vez, puede agregar tensión y elevar el riesgo. 
- Los síntomas de la bursitis incluyen dolor e hinchazón.

Bursa del codo
Las bursas son cavidades llenas de líquido.
Bolsa de olecranon
Conectores
Los tendones son cuerdas resistentes de tejido que unen los músculos con los huesos. 
- Ayudan a los músculos a mover los huesos. 
- La tendinitis es la inflamación severa de un tendón tras una lesión recurrente en articulaciones como la muñeca o el tobillo. 
Los ligamentos son el tejido conectivo fibroso que une los huesos entre sí.

*Generalmente su función es la de unir estructuras y mantenerlas estables.

Males comunes: Codo de tenista o golfista, compresión del hombro, tendinitis del manguito rotador, dedo en gatillo; disfunción del tendón tibial posterior, tendinitis aquílea o de Quervain, tenosinovitis, además de lesión del ligamento lateral interno de la rodilla o en el ligamento cruzado posterior, reconstrucción del ligamento cruzado anterior, etcétera.

Tendones y ligamentos 
-Los tendones unen los músculos a los huesos
Músculo esquelético 
-Los ligamentos unen a los huesos entre si
Cápsula articular

Músculos
Los músculos lo ayudan a moverse y forman parte del funcionamiento del cuerpo. 
Tienen funciones diferentes. 
Las enfermedades musculares pueden causar debilidad, dolor o inclusive parálisis. 
¿Por qué se lesionan?
- Exceso de uso
- Torceduras y distensiones, calambres o tendinitis 
- Males genéticos como la distrofia muscular
- Enfermedades como el cáncer 
- Inflamación, como la miositis 
- Enfermedades de los nervios  afectan a los músculos 
- Infecciones

Tratamientos
La atención a cada enfermedad reumática es distinta, pero puede incluir: 
-Fármacos 
-Rehabilitación: Terapia física, compresas calientes y frías, ultrasonido, estimulación eléctrica 
-Cirugía: cuando la inflamación no cede al tratamiento con fármacos los cirujanos remueven la membrana sinovial para evitar que progrese el daño en la articulación; pero si ya hay un daño grave y la función se ha deteriorado, se coloca una prótesis.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/vida/2015/12/30/tengo-reuma/78073886/