CLOSE

La poema, 'Los Estados Unidos de Todos Nosotros,' por Richard Blanco. Mark R Lambie, El Paso Times

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Richard Blanco, poeta inaugural del presidente Barack Obama, escribió este poema para USA TODAY. Esta obra refleja su visión de cómo se sienten los latinos en Estados Unidos tras el tiroteo el 3 de agosto en El Paso y aspira a "celebrar nuestras increíbles contribuciones ... como un antídoto al miedo y al aislamiento que sentimos actualmente y contra los cuales estamos luchando".

Los Estados Unidos de todos nosotros

Por Richard Blanco

Himno para el Mes Nacional de la Herencia Hispana, 2019 You can also read the poem in English.

O say, can you see, ¿puedes vernos a la luz del amanecer de nuestros antepasados, que todavía respiran en las ciudades que forjamos con el aliento de nuestra voluntad, polvorientos, empapados en la lluvia de nuestro sudor, bautizados por la fe que fulgura en los ojos soñadores de nuestros santos: San Francisco, San Antonio, San Diego?

O say, ¿cuándo será suficiente tu fe en nosotros para que descubras el fulgor de nuestros ojos en los tuyos? ¿Cuándo nos verás como todo un uno en este país que es uno y que todos saludamos con orgullo? ¿Y cuándo derribarás las murallas que nos separan de ti, en vez de levantar nuevos muros?

O say, ¿cuándo nos creerás, al jurar con la mano sobre el corazón, que tenemos una fe inquebrantable en esas franjas y estrellas que ondean radiantes bajo un mismo cielo por sobre nuestras mismas escuelas, iglesias y campos de béisbol?

O say, ¿cuándo dejarás de traducirnos, de ponernos en cursiva en las tierras y montañas que arraigaron y nombraron nuestras vidas: la Sierra Nevada, la Florida, Montana, Sangre de Cristo, Tejas, Nuevo México?

CLOSE

“In the wake of the violence of El Paso, I felt an urgency to take a hard look at our place as Hispanics in the United States," says poet Blanco. USA TODAY

¿Cuándo reconocerás las palabras compartidas de nuestra historia compartida: es decir, rodeo y bronco; es decir, patio y plaza; es decir, bonanza y cañón? ¿Cuándo escucharás el galante fluir de nuestros ríos en español: el río Colorado, el río Los Ángeles, el río Grande?

¿Cuándo dejarás de ahogarnos, de traficarnos en camiones cual ganado; de acorralarnos en callejones tras cocinas y en cuartos de mohosos moteles; de cicatrizar con estrías el rostro de nuestros hijos a la sombra de los barrotes; de marcarnos la piel con hierro candente cual violadores y asesinos que te acechasen? ¿Cuándo nuestra dura labor como inmigrantes y nuestros sueños de lucha dejarán de ser tus estratagemas de lucro? ¿Cuándo nos valorarás como aliados?

No viviremos esta digna vida sumidos en el miedo y la vergüenza.

O say—míranos: somos la determinación de estas manos curtidas al cosechar lechuga, y los firmes apretones de mano de nuestros alcaldes al otorgar las llaves de sus ciudades; somos el picar de cebollas en silencio que no escuchas cuando cenas, y ese silencio en los ojos de los astronautas al contemplar con reverencia una Tierra sin naciones.

O say—escúchanos: somos los tijeretazos de los jardineros al recortar tus setos, y el vibrar de nuestras maracas en la radio; somos las voces amables de los choferes de autobús que te desean los buenos días, y las voces de los cantantes que te incitan a bailar y habitar tu cuerpo; somos el remachar del acero al armar carros nuevos, y el pulso rítmico de los versos de nuestros poetas.

O say—siéntenos: somos la fortaleza de las niñeras que empujan cochecitos de niños cuesta arriba en los parques, y la musculatura de los bateadores que lanzan un jonrón más allá de los muros del estadio; somos el orgullo de una cama de hotel bien tendida con sábanas de satén y el de los graduados en togas de satén.

O say, entonces, ¿por qué estallan todavía los insultos como bombas en el aire viciado en nuestra contra? ¿Por qué la roja ira de tus ojos nos apunta como un cohete en esta lucha innecesaria y peligrosa? O say, deja que exista prueba de que la bandera constelada de estrellas siga ondeando también para nosotros. Deja que la tierra de los libres nos cuente también entre los suyos. Deja que el hogar de los valientes siga siendo también el hogar de todos nosotros.

More: For poet Richard Blanco, the El Paso massacre became a catalyst to write

Traducción de Eduardo Aparicio

Richard Blanco es el quinto poeta inaugural presidencial en la historia de Estados Unidos—el más joven, el primer latino, inmigrante y gay en desempeñar ese papel. Nacido en Madrid de padres cubanos exiliados, la negociación de la identidad y del espacio cultural caracterizan su obra. Es autor de cinco colecciones de poesía, entre ellas, How to Love a Country (2019) que explora numerosas cuestiones sociopolíticas de nuestra nación, pasadas y presentes, en verso vigoroso pero accesible.

El Paso shooting related:

Mr. President, the hatred of the El Paso shooting didn't come from our city

El Paso shooting victims: Know their names, learn their stories

Inside the El Paso shooting: A store manager, a frantic father, grateful survivors

See what people are saying on social media. Follow us on Facebook and Twitter

CLOSE

Latino and Latina voices from across America tell us in their own words what it is to live in fear. Thomas Hawthorne, The Republic | azcentral.com

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elpasotimes.com/story/opinion/2019/10/03/el-paso-shooting-richard-blanco-poem-en-espanol-in-spanish/3846982002/