CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

En la década de los años ochenta se descubrió que la hormona llamada leptina es la reguladora del almacenamiento de grasa en el cuerpo. Mientras más alto el nivel de leptina, mayor cantidad de grasa se almacena. Y viceversa, al reducir la leptina el cuerpo usa las grasas de los alimentos y la grasa almacenada para producir energía.

Estudios hechos en la Universidad de Minnesota y la Universidad de Connecticut,  demostraron que la recomposición corporal se deriva de la interacción entre el tejido adiposo, el cerebro, el hígado y los intestinos, trabajando juntos para controlar el nivel de leptina en sangre.

Son los mecanismos que regulan conjuntamente el metabolismo, la glucosa, las grasas y el apetito.

En un estudio clínico se intentó activar la leptina mientras se estudiaban sus efectos.

No se logró reducir el nivel de leptina ni con dietas, ni ejercicio.  Se demostró lo contrario; la dieta baja en calorías hace que el cuerpo aumente el almacenamiento de grasa.

Los métodos que manipulan la ingesta de calorías (dietas, supresores de apetito), producen pérdida de peso a corto plazo; pierden líquidos y masa muscular. Después experimentan un mayor aumento de peso (rebote), con mayor grasa que masa muscular. La dieta baja en calorías, con galletas, tostadas, papitas, sodas y pasteles, causan un aumento de leptina y de grasa. Los supresores de apetito activan mecanismos de sobrevivencia que estimulan el almacenamiento de grasa a mediano o largo plazo.

-          El nivel de leptina aumenta con la edad y con ciertas dietas.

-          Genéticamente almacenamos grasa con el avance de edad.

-          Alto nivel de leptina contribuye al desarrollo de enfermedades.

-          Aumenta la cantidad de grasa en abdomen, cintura, y caderas (mujer).

-          Puede existir una resistencia a la leptina.

La resistencia a la leptina hace lenta la quema de grasas y aumenta el deseo de comer.

Las mujeres la padecen más frecuentemente que el hombre debido a su menor proporción de masa muscular.

Solución

Reducir el nivel de leptina es la solución para convertir la grasa de los alimentos y la grasa almacenada en energía. Los suplementos reductores de leptina pueden prevenir problemas de enfermedades crónicas incluyendo los síndromes metabólicos. Estos suplementos también reducen la inflamación, los problemas metabólicos, el peso, y las grasas. Al usar la grasa almacenada para producir energía, se conservan los músculos.

Se reduce la leptina en aproximadamente 3 a 4 semanas, haciendo notoria la reducción de grasa. Posteriormente se acelera el ritmo “quema-grasa”, seguido de una remodelación del cuerpo, con tejidos más firmes.

Mientras los suplementos activan mecanismos para quemar grasa y generar energía, se espera que los resultados mejoren. Llevando una alimentación moderada se disminuyen los riesgos de enfermedades vinculadas a la obesidad (diabetes, cardiovasculares, y envejecimiento acelerado).

Para mejores resultados, los suplementos deben ser acompañados de una dieta balanceada, y ejercicios específicos para vencer la resistencia  a la leptina.

El Dr. Oscar de la Riva puede ser localizado en el 915-694-7613 y en el correo dlro3@yahoo.com

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/opinion/2016/05/05/hormona-reguladora-de-grasas/83979132/