CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Múltiples estudios han documentado que ocurren enfermedades neurológicas en niños que viven en ciudades con alto nivel de contaminación del aire. Reportan daños cerebrales en niños de la Ciudad de México y otras grandes ciudades como New York, Boston y Beijing.
Se hizo una comparación entre niños de ciudades con altos niveles de contaminación y niños de ciudades no contaminadas de la misma región.

Se efectuaron exámenes neuropsicológicos a los 3, 6, 9 y 12 meses del estudio. Se analizaron pruebas de laboratorio y factores de crecimiento.

Las alteraciones neurodegenerativas observadas están vinculadas a: Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Lateral Amiotrófica, Enfermedad de Huntington, Ataxias Espino Cerebelosos.

El Instituto Nacional de Enfermedades Neurológicas define el término parálisis cerebral como, “alteraciones neurológicas que ocurren en la infancia y afectan permanentemente los movimientos corporales y la coordinación motora.”
Algunos participantes fueron diagnosticados con Alzheimer entre uno a once años de edad.

El volumen cerebral y las habilidades cognitivas fueron significantemente diferentes entre los dos grupos de estudio. Se utilizaron suplementos gliconutrientes en ambos grupos, administrados 4 veces al día. Considerando el continuo deterioro de habilidad cognitiva en el grupo de alta contaminación; se observó un resultado impresionante de 46% de mejoría.
Ejemplos de beneficios:
Andrew; parálisis cerebral: Andrew no podía abrir la mano voluntariamente, ni extender el brazo. Los músculos de su pierna derecha en constante espasmo, él tenía que caminar con la punta de su pie derecho. Su pie y pierna izquierda funcionaban normalmente. Programado para cirugía, cortarían el tendón de Aquiles derecho para lograr la extensión del talón y pie, para poder caminar.
Después de tomar suplementos durante algunas semanas, Andrew pudo relajar la mano y el puño. Después de 3 años de mejoría, logró caminar en la punta del pie derecho, hasta poder jugar fútbol.
María Emilia de 14 años de edad y con parálisis cerebral desde el nacimiento. Tenía espasticidad muscular leve que le impedía moverse, no intentaba alcanzar para sujetar algo, no podía mantener la cabeza erguida. María Emilia inicio la ingesta de suplementos, y 8 semanas después ya podía tomar objetos. Estando acostada boca arriba, al fin pudo voltearse boca abajo, y mantener la cabeza erguida. Con apoyo, podía soportar su peso sobre las piernas.

Conclusión:

No sabemos qué tan probable es que el problema de contaminación disminuya a corto plazo, pero si se ha comprobado que la intervención con suplementos desde temprana edad puede beneficiar la salud cerebral infantil. El organismo está programado para restablecer su bienestar: nuestro trabajo es respaldarlo con nutrientes específicos para mejorar su desarrollo, aprendizaje, coordinación de movimientos, destrezas manuales y otras funciones neurológicas.

El Dr. Oscar de la Riva puede ser localizado en el 915-694-7613 y en el correo dlro3@yahoo.com

Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/opinion/2016/04/22/contaminacin-afecta-cerebro-de-nios/83382540/