CLOSE
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El Alcalde Oscar Leeser resumió perfectamente el pasado martes lo que la visita del Papa Francisco a Juárez representa para El Paso, “es lo más grande” que le ha sucedido a nuestra comunidad.

Es correcto. Un Papa nunca ha estado en El Paso o Juárez. Es histórico, una oportunidad única en la vida de estar cerca de una de las personas más importante e influyentes en el mundo.

Los paseños frecuentemente tienen que viajar miles de millas para ver a un Papa.

Hace solamente cinco meses, la Diócesis de El Paso fletó varios camiones para que la gente de la comunidad pudiera ver al pontífice en Filadelfia. Para ellos, el solo hecho de estar cerca de donde el Papa estuvo fue una bendición.

Pero ahora que el Papa estará a la vista de El Paso, el gobierno de la Ciudad decidió cerrar la porción del Border Highway donde los fieles se reunirían para ver aunque sea a distancia parte de la misa papal en Juárez.

Contrario a lo que funcionarios municipales dicen, el altar donde el Papa Francisco estará, será visible en varios puntos del Border Highway. Y las pantallas gigantes que serán instaladas para la misa se podrán ver de manera clara desde este lado del Río Bravo. Sus palabras también serán escuchadas ya que el Vaticano no escatimó en su equipo de sonido.

El Consejo Editorial de El Paso Times espera que la Ciudad reconsidere la decisión de impedir que la gente se reúna en el Border Highway. Mantengan los vehículos fuera. Dejen a la gente estar ahí.

La Ciudad dijo que cerraba la zona por la seguridad del Papa, mientras que 450,000 personas estarán cerca de él en Juárez a ninguna se le permitirá estar en el Border Highway. Juárez ha permitido a sus residentes acompañar al pontífice en su recorrido por las calles en donde podrán verlo a escasos 20 pies de distancia.

El Paso está en lo correcto al gastar 1 millón de dólares en la seguridad de ese día. Pero la Ciudad no debería gastar ese millón en mantener alejados a los paseños. Juárez no ha tratado de alejar a sus ciudadanos del Papa. Tampoco Nueva York o Filadelfia.

Estas ciudades estuvieron en una alerta de seguridad alta, pero permitieron a la gente reunirse con la esperanza de tener una imagen del sumo pontífice.

Aquellos que quieran estar en el Border Highway con la esperanza de sentir la presencia del Papa deben tener permitido hacerlo. Cientos, sino es que miles de oficiales de los cuerpos de seguridad estatal y federal estarán en el área Sur de El Paso. Esto significa que esa zona estará segura.

Los oficiales de la ley han confirmado que no existe ningún reporte de inteligencia que confirme amenaza alguna en El Paso que justifique convertir la frontera en un pueblo fantasma.

El Papa Francisco ha sido inclusivo al ayudar a otros y apoyar a aquellos que necesitan de una mano. Eso incluye a miles de abuelitas en El Paso quienes nunca tendrán la oportunidad de viajar miles de kilómetros a otra ciudad para estar cerca del Papa.

Francisco prefiere estar cerca de las masas, no de solamente algunos. Dejen que los paseños lo reciban.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/opinion/2016/01/29/dejen-que-los-paseos-vean-al-papa-en-el-border-hgwy/79523104/