LinkedIn11COMMENT11MORE11

LAGOS, Nigeria — Defensores de los derechos humanos pidieron el miércoles una investigación sobre una operación del ejército nigeriano contra una secta chií en la que supuestamente murieron cientos de personas.

Los detalles sobre el violento episodio en Zaria se han conocido con lentitud, y las tres zonas atacadas en la localidad norteña seguían acordonadas el martes, sin que se permitiera la entrada o salida de personas.

En un comunicado difundido el martes por la noche, Amnistía Internacional dijo que el tiroteo contra miembros del grupo chií en Zaria "debe ser investigado con urgencia... y cualquiera que sea declarado responsable de muertes ilícitas debe ser llevado ante la justicia".

"Aunque la cifra final de muertos no está clara, no hay duda de que se ha producido una pérdida de vidas considerable a manos del ejército", afirmó el director de Amnistía Internacional en Nigeria, M.K. Ibrahim.

El suceso es otro golpe para la nación más poblada de África, que ya sufre una insurgencia iniciada hace seis años por Boko Haram, un violento grupo islamista enfrentado con los chiíes y otros que se oponen a sus opiniones extremistas.

Los soldados se llevaron el lunes unos 200 cuerpos de los alrededores del líder de la secta, Ibraheem Zakzaky, indicó el portavoz del Movimiento Islámico Chií en Nigeria, Ibrahim Musa. El propio Zakzaky resultó herido de gravedad y las autoridades no han difundido su paradero, señaló el vocero, y había otros cientos de cadáveres en la morgue. Activistas de derechos humanos han afirmado que cientos de personas, y quizá incluso un millar, murieron en el asalto.

El ejército ha dicho que sus tropas atacaron varios puntos en Zaria después de que 500 chiíes bloquearan el convoy del comandante del ejército nigeriano e intentaran matarlo el sábado. Un informe de la policía militar dijo que algunos chiíes se arrastraban entre la hierba alta hacia el general Tukur Buratai "con la intención de atacar el vehículo con una bomba incendiaria", mientras que otros "de improviso empezaron a disparar desde la dirección de la mezquita".

En un comunicado el lunes, el ejército dijo que se habían "perdido vidas como resultado de que miembros del grupo chií bloquearan las carreteras y no permitieran que otros transeúntes continuaran con sus asuntos y actividades legítimas", añadiendo que "en cuanto se restaure el orden... la policía realizará una pesquisa y el público será informado".

Chidi Odinkalu, de la Comisión Nigeriana de Derechos Humanos, describió los ataques como "una masacre". El ejército dijo haber pedido a la comisión que investigue el supuesto intento de asesinato contra el jefe del ejército.

Zakzaky sufrió cuatro heridas de bala y una de sus esposas murió en los asaltos, dijo Odinkalu a Associated Press, indicando que los asaltos comenzaron el sábado y terminaron el lunes por la mañana. Odinkalu citaba al médico de la familia. Además, dos hijos del líder de la secta murieron y uno resultó herido, dijo Musa.

Odinkalu y otros activistas de derechos humanos señalaron que había cientos de cuerpos en el depósito de cadáveres del hospital universitario Ahmadu Bello, a las afueras de Zaria.

"Los ciudadanos deben preguntar, ¿quién ordenó esta matanza?", tuiteó Odinkalu.

Algunos nigerianos indignados acudieron a medios sociales para condenar a los "soldados de gatillo fácil" y las "ejecuciones extrajudiciales".

Irán, que se considera a sí misma guardiana de la fe musulmana chií, condenó las muertes.

LinkedIn11COMMENT11MORE11
Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/noticias/mundo/2015/12/16/piden-investigacin-tras-masacre-en-nigeria/77414006/