LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

El Paso.-Las bebidas alcohólicas están en todos lados; en la tienda de la esquina, en los comerciales de televisión, están disponible para adultos, en las fiestas particulares donde acuden menores, para después del trabajo, en la salida del sábado y la cruda del domingo.

El alcohol está enredado en nuestras vidas, lo que trae sin duda alguna consecuencias. El abuso del alcohol mata a 88,000 personas cada año en los Estados Unidos según estadísticas del Centro para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC). En los últimos 12 días, el Departamento de Policía de El Paso arrestó en promedio a 24 personas por manejar bajo la influencia del alcohol.

El alcohol es una de las tres causas para contraer enfermedades del hígado, la epidemia silenciosa que como plaga afecta a la comunidad paseña.

El beber de manera constante alcohol lleva a daño crónico en el hígado, ya que el alcohol erosiona ese órgano. En El Paso, la tasa de mortalidad por cirrosis es el doble que el promedio en el estado.

“Como sociedad no enfrentamos los problemas que el alcohol causa”, dijo Holly Mata, encargada del proyecto de prevención de uso de alcohol en la YMCA.

“Nosotros tendemos a pensar de que es aceptable. Pero no tiene que ser así”.

En un intento por frenar el abuso del alcohol y sus consecuencias, activistas e investigadores han lanzado dos iniciativas en El Paso. Una para que la gente reconsidere sus hábitos de consumo, y otra para reducir el número de menores que beben en fiestas particulares.

Matando al Hígado

El consume de alcohol varía por género y grupo étnico.

Los hispanos tienden a beber manos alcohol que los que no son hispanos, pero entre los bebedores empedernidos, los hombres hispanos consumen más alcohol por mes y beben por más tiempo, según un estudio en el que participó el doctor Andrés Carrión, hepatólogo del Texas Tech University Health Science Center.

Entre los hispanos, los mexicoamericanos y los puertorriqueños beben más. Más de una cuarta parte de mexicoamericanos son bebedores empedernidos según un estudio, y 18 por ciento de paseños toman en exceso según datos de la Fundación Robert Wood Johnson.

Una consecuencia de estas conductas es la enfermedad del hígado del alcohólico.

El hígado procesa lo que comes y lo que bebes convirtiéndolo en nutrientes para que puedan usarse, además remueve las toxinas de la sangre. Beber más alcohol del que puede procesar puede dañar el órgano, el cual es indispensable para la vida.

La enfermedad del hígado del alcohólico prevalece y se desarrolla tempranamente más en hispanos que en blancos y afroamericanos, de acuerdo a una investigación de la University of California Davis Health System.

Entre más bebe una persona en cantidad y por mayor lapso de tiempo, más es el daño que se le ocasiona al hígado, el daño es irreversible.

Luis Armando Lerma de 53 años de edad, es un paciente del University Medical Center (UMC) quien dejó de tomar hace 15 años, después de haber sido diagnosticado con cirrosis.

Está evolucionando con su tratamiento, pero su hígado está muy dañado y necesita un trasplante, dijo el Dr. Carrión.

Dicho esto, Lerma sigue vivo.

“Si hubiera seguido bebiendo, ya hubiera fallecido, seguramente hace 12 años”, dijo Carrión.

 ¿Quién es un bebedor empedernido?

La mayoría de las personas piensa que solamente algunos alcohólicos son la causa de problemas como manejar bajo la influencia o peleas, comentó el profesor en psicología Craig Field.

De hecho, son muchas personas las que beben de manera regular las que causan problemas aquí y allá, dijo Field, quien cuenta con una licencia clínica para realizar estudios sobre intervenciones en alcohólicos.

El Instituto Nacional de Salud (NIH) define de diferente manera al “bebedor empedernido” según se trate de un hombre o una mujer. Para hombres es el beber más de cuatro bebidas alcohólicas diarias, o más de 14 por semana. Para mujer es más de tres tragos al día o más de 7 cada semana.

La mayoría de las personas en los Estados Unidos no son bebedores empedernidos. De hecho 35 por ciento de los estadounidenses no beben alcohol según el NIH. Otra tercera parte de la población son bebedores de “bajo riesgo”, lo que significa de no consumen más del límite recomendado.

Esto nos lleva a que la otra tercera parte son bebedores empedernidos.

La mayoría de ellos no son alcohólicos o no tienen los problemas de los alcohólicos, todavía.

Nunca es tarde

Tres de los cinco pacientes que Carrión atiende en el UMC alguna vez tuvieron enfermedad del hígado a consecuencia del consumo de alcohol.

Dos de ellos, ya dejaron el alcohol, pero aún sufren las consecuencias de las décadas de consumo.

Un tercio de ellos intentaron dejarlo pero no lo han conseguido.

Como la mayoría de los pacientes, Luz Alejandro Torres de 32 años de edad, llegó a emergencias vomitando sangre, un síntoma casi obligatorio de enfermedad del hígado.

Él tomaba cerca de 10 cervezas diarias por los últimos 15 años. Ha intentado dejar de beber en múltiples ocasiones, pero la tentación siempre lo vence, le comentó a Carrión.

“No quiero tomar más”, dijo Torres. “No quiero”.

Carrión le explicó la importante que es para él el que deje de beber.

“Un hígado muy enfermo que es atacado con alcohol no estará bien por mucho tiempo” dijo Carrión.

“Eres una persona joven. ¿Quieres detener esto en el tiempo justo? Creo que nunca es demasiado tarde”.

Lindsey Anderson puede ser localizada en el 546-6345; landerson@elpasotimes.com; Sígala en Twitter @l_m_anderson

¿En riesgo de ser ‘bebedor empedernido’?

  • Hombres: Más de 4 bebidas alcohólicas al día y más de 14 por semana
  • Mujeres: Más de 3 bebidas alcohólicas al día y más de 7 por semana
  • Fuente: Instituto Nacional de Salud

¿Quiere hacer un cambio en su vida?

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/noticias/local/el-paso/2016/05/26/enfermedades-del-hgado-alcohol-el-enemigo-vencer/84980378/