LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

HUNTSVILLE, Texas, EE. UU. (AP) Daniel Lee López quiere ser ejecutado el miércoles por la noche por atropellar y matar a un teniente de policía con un vehículo durante una persecución hace más de seis años, y la Corte Suprema le dará el gusto.

Los jueces rechazaron una apelación de los abogados de López que desestimaron tanto el deseo de su defendido de morir como el dictamen de un tribunal de menor instancia de que López era competente como para tomar esa decisión. La breve orden de tres oraciones fue emitida unas cinco horas antes de la hora señalada para la muerte del detenido mediante una inyección letal.

La "evidente y severa enfermedad mental" de López fue responsable de su deseo de aprovechar el sistema social para suicidare, lo que ilustra sus "bien documentados antecedentes de comportamiento irracional y tendencias suicidas", argumentó el abogado David Dow ante el tribunal. Agregó que el incidente de marzo del 2009 no fue un delito capital porque López no tenía la intención de matar al teniente Stuart Alexander, de Corpus Christi.

Alexander, de 47 años, estaba parado junto a una carretera donde había colocado una barrera de clavos cuando fue embestido por el vehículo deportivo utilitario que conducía López.

"He aceptado mi suerte", dijo López, de 27 años, la semana pasada. "Estoy listo para seguir adelante".

El condenado, quien escribió cartas a un juez federal y rogó que su ejecución se cumpliese, dijo que una negativa de la Corte Suprema habría sido "decepcionante".

El fiscal del condado de Nueces, Mark Skurka, afirmó que el condenado "no mostró consideración por la vida humana" cuando forcejeó con un agente durante una detención de tránsito y después huyó, evadiendo policías, antes de embestir a Alexander. Aun cuando fue acorralado por patrulleras policiales, López trató de embestirlos con su vehículo para escapar y no se detuvo hasta que le dispararon.

"Daniel López es amoral", afirmó el fiscal el martes. "No tenía escrúpulos morales. Es un mal tipo".

El detenido fue examinado por un sicólogo, atestiguó ante un tribunal federal al que manifestó su deseo de evitar apelaciones y se determinó que no tenía deficiencias mentales, dijeron abogados del estado.

Los agentes descubrieron una docena de paquetes de cocaína y una pequeña balanza en un compartimiento falso del vehículo de López.

El condenado estaba en ese entonces en libertad condicional después de declararse culpable de un acto indecente con una menor en el condado de Galveston y tenía otros arrestos por agresión.

López sería el décimo ejecutado este año en Texas, el estado que más ejecuciones lleva a cabo. A nivel nacional ha habido 18 ejecuciones en lo que va del año, el 50% en Texas.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Copyright 2015 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Read or Share this story: https://www.elpasoymas.com/story/noticias/estados-unidos/2015/08/12/texas-condenado-quiere-morir-y-la-justicia-lo-secunda/71911300/